miércoles, 19 de octubre de 2011

Hotel Los Monteros

Fundado por el empresario salmantino Ignacio Coca, el hotel Los Monteros fue inaugurado en 1962 con 35 habitaciones, pero su elevada demanda hizo que se ampliase hasta en tres ocasiones, hasta convertirse en un hotel de gran lujo de 168 habitaciones, 20 apartamentos y más de 440 empleados. Su restaurante, “El Corzo” fue el primer establecimiento de España en recibir la Estrella Michelin. Por sus habitaciones han pasado personajes como la reina Ingrid de Dinamarca y Michael Jackson.

El complejo hotelero representaba un valioso patrimonio para la España turística: el hotel Los Monteros, el golf Río Real, el club de tenis, el club de playa “La Cabane” y el club hípico.

Sin embargo, todos los propietarios que han pasado por el hotel han ido especulando con su patrimonio. Empezando por la familia Coca, que segregó el campo de golf Río Real y el club hípico, además de una veintena de bungalows que pertenecían al Hotel Los Monteros, ubicados a unos doscientos metros del mismo.

Luego la familia García Egocheaga haría lo propio, vendiendo el club de tenis, con el objetivo de urbanizarlo y construir adosados en los años 90.

En el año 2005, un empresario libanés tomó el relevo y vendió unas cien habitaciones del edificio Mirador a un fondo de inversiones, Aralia Properties. Asimismo, segregó el club de playa La Cabane en una nueva sociedad, seguramente con la idea de venderlo, pero no le dio tiempo, ya que la situación financiera de este empresario era ruinosa.

El día 3 de diciembre de 2008 y por un importe de 115 millones de euros, se hizo cargo del Hotel Los Monteros, la Compañía North West Oil, un grupo petrolero situado en Moscú dedicado al transporte y reconversión de crudo, así como a la construcción de plantas petrolíferas, a cuyo frente estaba un siniestro personaje llamado Ernest Malyshev, comprometiéndose entonces a asumir todas las deudas, y una vez más la historia se repitió: lo compró por las deudas, sin poner un solo euro, con el objetivo de derribarlo y construir viviendas.

De inmediato, la empresa despidió a 116 trabajadores y poco después a 40 trabajadores más.

Después de un año y medio cerrado como consecuencia de un cierre patronal ilegal de manos del grupo petrolero, el hotel reabrió sus puertas gracias al empeño de los trabajadores, y gracias a una clara y decidida apuesta de la jueza, que junto con la administración concursal, la colaboración del principal acreedor financiero, Banif, y la firme decisión de la nueva empresa por la reapertura del hotel y el mantenimiento del empleo, se consiguió la expropiación del establecimiento a su antiguo propietario para ponerlo en manos de una nueva empresa del sector y con unas perspectivas de viabilidad de las que desde hacía dos décadas carecía.

Se ha podido comprobar cómo los seudo-empresarios que decían venir a gestionar el hotel sólo querían especular con sus fincas e inmuebles, y mientras estas fechorías ocurrían las instituciones públicas miraban hacia otro lado.


Año 1966
En primer plano el hotel Los Monteros.
Al fondo una idílica playa libre de hormigón era el principal motor de atracción del turismo.

Año 1966
La arboleda era una constante en todo el litoral. 


En torno al año 1967






Año 1978 


Año 1992 
Club de playa "La Cabane"

miércoles, 12 de octubre de 2011

Hotel Artola

El Hotel Artola se ubica junto a la A-7, en el punto kilométrico 194, y está construido sobre la antigua "Venta de Artola", donde se hacía el cambio de caballos de las diligencias que iban de Málaga a Algeciras, Gibraltar y Cádiz, siendo transformada en 1954, primero en hostal y luego en hotel de reconocido prestigio nacional e internacional, por Jorge Rein Segura.

A pesar de haber sufrido varias reformas, el hotel Artola sigue conservando todo su encanto y el típico estilo andaluz;  fachada con madera y estuco bajo techo de terracota, adornado por columnas de madera y macetones antiguos desbordantes de flores, patio interior revestido de coloridos azulejos, amplio jardín que rodea y refresca todo el edificio y tejas de colores.

En torno al año 1960




Hotel Incosol

El hotel Incosol, ubicado en la urbanización Golf Río Real, se alza de forma majestuosa sobre una colina, y su construcción que contaba con el beneplácito del régimen franquista abrió sus puertas el 18 de abril de 1973, con la presencia del dictador Franco.

El edificio fue levantado sobre el trazado de la autopista previsto en 1968 en el PGOU, sin embargo desde la Oficina Técnica del Ayuntamiento se justificaba como una “posible interferencia que no debe obstaculizar su realización”. Del mismo modo, transgredió la norma sobre la altura en las edificaciones, para lo cual el propio Ayuntamiento solicitó al Ministerio de la Vivienda suprimir la norma. Los preceptos legales sobre la altura en las edificaciones y el trazado de la autopista, fueron modificados.

El proyecto que presentó en 1970 un grupo de inversores liderado por Ignacio Coca, y del que formaba parte el yerno del dictador Franco, el Marqués de Villaverde, Cristóbal Martínez Bordiú, desarrolló así, a través de la sociedad Instituto Costa del Sol, la construcción del hotel Incosol, destinado a los cuidados de belleza y salud con el descanso, a un nivel que solo la alta sociedad podía permitirse.

Siendo propiedad de la familia Coca, el hotel pasó a manos de Banesto y, casi a renglón seguido, al First National Bank de Texas, que, a su vez, fue intervenido por la Reserva Federal de Estados Unidos, de modo que desde mediados de los años ochenta hasta 1997, en que fue adquirido por inversores españoles, su virtual dueño era nada menos que el sistema bancario central de los Estados Unidos.

Así, desde la apoteósica entrada de Stewart Granger el protagonista de Las Minas del Rey Salomón como primer cliente, han pasado por el hotel personajes como Camilo José Cela, Christina Onassis, Rainiero de Mónaco, Grace Kelly, Herbert von Karajan, Lola Flores, el hijo del rey Fahd que se alojó allí con un amigo, cerró dos plantas completas y colocó en las puertas de los ascensores vigilantes con ametralladoras. Y hasta el mismísimo Osama Bin Laden durmió en una de sus camas, años antes de los atentados del 11-S, como parte del séquito que acompañaba al hijo de un rey saudí. Tras los ataques a las Torres Gemelas, la policía buscó en los archivos del hotel pero no encontró ningún historial sobre él ni una foto que, según se decía en Marbella, le habían hecho bailando con una rubia en una discoteca. Eran tiempos en los que las propinas doblaban los sueldos de los trabajadores.

Rafael de la Fuente, ex director del hotel Los Monteros, recuerda cómo Franco se asomó un día a la terraza de su suite y preguntó qué era aquella torre "horrible" que se veía en el horizonte. Le explicaron que era la torre Diana, conocida también como Torre Real, un proyecto del promotor Obregón, abuelo de Ana García Obregón, realizado por los arquitectos Eugenio Vargas Izquierdo, Jaime Larraín y Osvaldo Larraín y el aparejador Antonio Belón Cantos, y que se preveía la construcción de otros tres edificios. El dictador ordenó parar la obra y solo quedó uno.

Fue desde aquella torre desde donde Dalí se sentía tan vigilado que pasó los cuatro días de estancia en el hotel Incosol encerrado con Gala, su mujer, en la imponente suite 911 con las persianas bajadas y obsesionado con lejanos e imaginarios flases de fotógrafos.

Tras varios periodos de crisis y diversos planes de recuperación millonarios, el hotel fue gestionado por el grupo de empresas Jale, hasta que en octubre de 2010, el Juzgado Mercantil número 1 de Cádiz retiró la explotación del complejo pasando a manos de una administración judicial.

El Incosol Hotel - Medical Spa posee en la actualidad la categoría de cinco estrellas, pero sus obsoletas y descuidadas instalaciones hacen que cualquier establecimiento de tres estrellas sea superior.

En torno al año 1972


18 de abril de 1973
Llegada del dictador Franco a Puerto Banús en el yate Azor,
flanqueado por el alcalde Paco Cantos y monseñor Rodrigo Bocanegra.


18 de abril de 1973
El yate Azor atracado junto a la torre de control de Puerto Banús
con motivo de la visita para inaugurar el hotel Incosol. 

18 de abril de 1973
Avda. Ramón y Cajal.
Comitiva que traslada al dictador desde Puerto Banús a la inauguración del hotel Incosol. 

18 de abril de 1973
El dictador junto a su esposa Carmen Polo, monseñor Rodrigo Bocanegra,
el Marqués de Villaverde y su hija Carmen Martínez Bordiú 
en el acto de apertura del hotel Incosol.

Año 1973
Vista aérea del hotel Incosol.

Año 2008