viernes, 4 de febrero de 2011

Cortijo Miraflores

Se trata de una construcción de estilo tradicional y rural, dedicada a vivienda, agricultura y ganadería, cuyo arranque se origina en una casa de labor construida en 1704 por Tomás Francisco Domínguez y Godoy, heredada del mayorazgo de su abuelo Melchor Domínguez, en lo que entonces se conocía como Cerro de San Francisco, llamado así por su cercanía al convento San Francisco (actual Albergue África), a la distancia de “un tiro de pistola” de Marbella. Esta casa disponía de cincuenta fanegas (322.980 m2) de tierra de labor para árboles frutales y olivos.  Junto a la casa de labor, se construyó un molino de aceite, otro de azúcar y una bodega.
En 1756 se amplía el Cortijo y se plantan los jardines. En 1850, el Intendente General de Filipinas, Tomás Domínguez Artola, a su regreso a Marbella, introduce las plantas exóticas que lo caracteriza.
El Cortijo Miraflores, rodeado por jardines y restos arqueológicos, tiene dos placas, una a cada lado del balconcillo que hay sobre la puerta principal cuya inscripción expresa:

YO. D. TOMÁS DOMÍNGUEZ Y GODOY
SUCEDO A PEDRO EN ESTE PRADO
I A ESTA CASA I HAZIENDA, GOBERNADORA
DE FRANCISCOS, MIS ARMAS Y BLASÓN DOI
AÑO DE 1706

CON EL SER, EL PRADO Y CASA
POR FRANCISCO DIOS ME
DIO, Y IO PARA CONSERVARLO
LO DOI A SU PROTECCIÓN.
AÑO DE 1706
Y sobre las placas, dos escudos, uno de la orden franciscana y el otro el escudo familiar de los Domínguez. De igual forma el Cortijo presenta seis medallones representando a varios santos de incierta datación, tal vez reutilizados de otra edificación; un techo de imitación mudéjar del siglo XVIII y una fuente natural de mármol de 1711.

A principios del siglo XIX, el Cortijo se amplió con una inversión por encima de la valoración del inmueble, adquiriendo la estructura que tiene actualmente, y a mitad de siglo se introduce la maquinaria del molino de aceite, cesando la explotación del trapiche de azúcar. Es a partir de la herencia de Antonio Domínguez Alburquerque cuando comienza a conocerse como el Cortijo de Miraflores.
El Cortijo fue pasando por varios propietarios; de los Domínguez, a Elisa Torralba, luego a los Lavigne, y luego a Agustín Airola, quien finalmente lo vendió al Ayuntamiento de Marbella en 1990. En 1999 dan comienzo las obras de rehabilitación, siendo abierto al público en 2001.
En la actualidad, el Cortijo es la sede del Archivo Histórico de Marbella, alberga salas para actividades audiovisuales y una biblioteca; además es utilizado como centro de exposiciones de molinos de aceite y exposiciones temporales.

En torno al año 1950
 

En esta imagen se observan claramente la extensión de los terrenos del Cortijo.
También la calle Calvario, calle Valentuñana y calle Mayorazgo.





En torno al año 1972
El Cortijo fue comprado por el Mexicano Agustin Airola en el año 1971; lo pintó de rosa, siguiendo tradiciones de su país. Después del interés del restaurante la Fonda y del restaurante Santiago en comprarlo para restauración y ante la negativa de licencia de actividad por parte del Ayuntamiento, en 1990 lo vendió por la cantidad de 136 millones de pesetas al Ayuntamiento. Fue pagado con dinero proviniente de la Junta de Andalucía, bajo la clausula de que el edificio siempre sería destinado a intereses culturales. 

El mobiliario del Cortijo y ante el desinterés de las administraciones en conservarlo, fue retirado por su propietario y trasladado en barco desde Gibraltar a Liverpool.


6 comentarios:

  1. Estaría bien comparar al lado con una foto de ahora.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, eso estaría muy bien, pero necesitaría mucho tiempo, y por el momento no dispongo de él. Espero que con el tiempo pueda completar los post con tú idea. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches,me gustaría preguntarles si la torre que se vislumbra detrás del cortijo, en la primera fotografía, pertenece al convento de San Francisco.
      Muchas gracias

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. La torre que se vislumbra al fondo es el campanario de la iglesia de la Encarnación. Un poco más a la izquierda se distingue la torre de la ermita Santo Cristo. En el margen izquierdo de la imagen se aprecia ligeramente parte del perímetro de la casa de Leganito.

      Eliminar
  3. Muchísimas gracias por la información

    ResponderEliminar